Las guerras sin límite: historia de una patria sin fin

Obra del pintor Luis Caballero

Iván Duque estuvo en Caucasia el jueves 4 de Octubre, y ordenó más pie de fuerza. Policía, ejército y hasta helicópteros.

La guerra entre paracos afecta entre otras la región del Bajo Cauca, allá donde Antioquia se encuentra con Córdoba. Según los periódicos El Tiempo y El Colombiano los encargados de la violencia son grupos terroristas, pero la página de Internet Verdad Abierta pone nombres a esos grupos: los Caparrapos y las Autodefensas Gaitanistas.

“Ojalá el Gobierno entienda que no solo necesitamos a la fuerza pública, sino también un antídoto para que esto no siga creciendo. El antídoto son las oportunidades para la población,” dijo el alcalde del municipio de Caucasia Oscar Suarez en otra nota publicada por El Tiempo el mismo jueves.

Los opositores al proceso de paz pueden celebrar que el proceso se cae a pedazos por la falta de implementación y de las guerras por los mercados ilegales. Esto es minería y cocaína. Y tengan en cuenta que esto no es obra de Duque. Ya el tan odiado Juan Manuel Santos, ese comunista tapado, había hecho poco para poner en acción lo firmado. Los paracos del Bajo Cauca ya se estaban guerreando en Marzo de este año.

Ante esta realidad todos aquellos que odian a las FARC pueden dormir tranquilos que ahora los grupos armados tras los asesinatos son paramilitares. Son los guerreros de la libertad que seguirán asesinando guerrilleros clandestinos. Porque todos y todas sabemos que si uno está por allá en esas regiones o es tonto útil o un mamerto disfrazado. No hay líderes sociales inocentes, algo habrán hecho. Los paracos están para aclarar quién manda. La derecha gamonal regional y las políticas nacionales que encarna la derecha de Duque/Uribe amplían su presencia, esa que en realidad nunca perdió vigencia durante los años de Juan Manuel Santos. Y eso que los Caparrapos, las Autodefensas o como se llamen se habían acabado por allá en tiempos remotos del presidente caudillo y actual Senador de la República Dr. Alvaro Uribe Vélez.

Dulce compañía obra de Alvaro Garcia Ordoñez

Esta situación de violencia armada contra la población (o mamertos disfrazados según su gusto) tiene ciertos parecidos con lo que pasó al finalizar la primera etapa de La Violencia colombiana moderna, esa que muchos ni recuerdan, la que ocurrió en la década de los años 50 del Siglo XX, cuando liberales y conservadores le llevaron sangre y fuego a millones de colombianos, ayudando a cambiar el perfil demográfico de Colombia.

Hacia 1958 después de una o dos amnistías fallidas que dejaron varios jefes guerrilleros liberales asesinados, y después de que los líderes Alberto Lleras Camargo y Laureano Gómez firmaran el bizarro Frente Nacional se intensificó el llamado Bandolerismo.

En ese momento bandas criminales al mando de hombres que portaban armas y apodos como Tarzán, Chispas, Desquite, Capitán Mariachi y Sangrenegra entre muchos otros, aprovecharon el rio revuelto del pos-conflicto (como lo llamamos ahora) para buscar ganancia. Uno de esos jefes, Efraín Gonzales, llegó a manejar las bandas que protegían las minas de esmeraldas en el Territorio Vásquez, departamento de Boyacá. Gonzales buscó independizarse de sus jefes que eran los jefes de las minas de esa región y que también lo eran del partido Conservador. Ese esfuerzo a Gonzales le costó la vida. Murió en Bogotá en 1965 tras una balacera impresionante y según parece porque un soldado se detuvo a orinar. Maldita maña!

Antes de morir Gonzales llegó a trabajar con Humberto Ariza, el Ganso, jefe de la Banda La Pesada, donde dio sus primeros pasos profesionales el jovenzuelo José Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano.

Los ciclos de violencia se parecen pero se distinguen, pero los amantes del odio hacia las FARC, aquellos y aquellas que nutren el temor hacia la paz y lanzan alaridos de odio por aquello de que la paz le iba a entregar el país a Comunistas y Homosexuales pueden dormir tranquilos y tranquilas porque en esta tierra de bellos paisajes, hombres recios y mujeres hermosas a los criminales anti-comunistas no los acaba ni el mismo Dios. Amén.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s